martes, 27 de enero de 2009

Koonek y los pájaros ( La Leyenda del Calafate) - Argentina



Los bosques de ñires, lengas y coihues - tan representativos de la patagonia andina - comienzan a tomar un tono característico, anunciando el otoño y dando a los árboles una gama multicolor, desde el rojo intenso pasando por los matices del dorado al anaranjado.

Esta transformación se repite año tras año, desde épocas inmemorables. En este paisaje vivían los tehuelches, dueños originarios de la tierra.

Al llegar el invierno comenzaban a emigrar a pie hacia el norte, donde el frío no era tan intenso y la caza no faltaba. En relación con estas migraciones, la tradición patagónica conserva esta leyenda.

Se dice que, cierta vez, Koonek - la anciana curandera de una tribu de tehuelches,- no podía caminar más; sus viejas y cansadas piernas estaban agotadas, pero la marcha no se podía detener. Entonces, Koonex comprendió la ley natural de cumplir con el destino.

Las mujeres de la tribu confeccionaron un toldo con pieles de guanaco y juntaron abundante leña y alimentos para dejarle a la anciana curandera un lugar donde cobijarse y recursos para que subsistiera, despidiéndose de ella con el canto de la familia. Koonex, de regreso a su casa, fijó sus cansados ojos a la distancia, hasta que la gente de su tribu se perdió tras el filo de una meseta. Ella quedaba sola para morir. Todos los seres vivientes se alejaban.

Comenzó a sentir el silencio como un sopor pesado y envolvente. El cielo multicolor se fue extinguiendo lentamente. Pasaron muchos soles y muchas lunas, hasta la llegada de la primavera.

Entonces nacieron los brotes, arribaron las golondrinas, los chorlos, los alegres chingolos, las charlatanas cotorras... Volvía la vida. Sobre los cueros del toldo de Koonex, se posó una bandada de avecillas cantando alegremente.

De repente, se escuchó la voz de la anciana curandera que, desde el interior del toldo, las reprendía por haberla dejado sola durante el largo y riguroso invierno. Un chingolito, tras la sorpresa, le respondió:

-"Nos fuimos porque en otoño comienza a escasear el alimento, además durante el invierno no tenemos lugar en donde abrigarnos".

-"Los comprendo... - respondió Koonex - por eso, a partir de hoy tendrán alimento en otoño y buen abrigo en invierno, ya nunca me quedaré sola".... y luego la anciana calló.

Cuando una ráfaga - de pronto - volteó los cueros del toldo, en lugar de Koonex se hallaba un hermoso arbusto espinoso, de perfumadas flores amarillas.

Al promediar el verano las delicadas flores se hicieron fruto y antes del otoño comenzaron a madurar tomando un color azulmorado de exquisito sabor y alto valor alimentario.

Desde aquél día algunas aves no emigraron más y las que se habían marchado, al enterarse de la noticia, regresaron para probar el novedoso fruto del que quedaron prendados.

Los tehuelches también lo probaron, adoptándolo para siempre. Desparramaron las semillas en toda la región y, a partir de entonces, "quien come el fruto del Calafate, siempre vuelve a aquel lugar..."

3 comentarios:

Salva dijo...

Molto interessante il tuo post Emigrad!

in tutte le legende, ce qualcosa di vero!
Le foto mi hanno ricordato una vecchia legenda, anche se di tutt'altro genere, quando mi interessavo di piante, e le loro sostanze curative.

Parlo della legenda delle streghe. Ne volevo fare un post, ma credo che non é molto di interesse.

Bel post Emigrad :)

Un abbraccio,
Salva :)

E-migrad@ dijo...

Caro Salva

Ti invito a che scriva quello post e tutti quelli che - per te - significhino "qualcosa". È molto, ogni giorno, che lasciamo di vedere o di prendere in considerazione per essere sommersi nella routine giornaliera, lo stress ed il "mondo degli adulti".

I blogs è il migliore posto - io credo - per creare un spazio dove possiamo riprendere tutto quello che ha senso per noi, rivalutarlo e condividerlo con quello che sia disposto a leggere.

È sempre buono ricordare, imparare, conoscere e che altri ti ricordino ed insegnino cosas,hechos, oggetti nuovi. C'è sempre tempo per evolvere...


Grüsse aus Spanien,

E-migrad@

Salva dijo...

Hai un italiano perfetto Emigrad. Sono sorpreso e mi fá piacere. Faró il post sulle streghe.

Un abbraccio,
Salva :)

Publicar un comentario en la entrada

 
Ir Arriba