miércoles, 22 de abril de 2009

A veces no entiendo...


A veces no entiendo el grado de incoherencia al que acceden algunas personas. Y entiendo mucho menos como se pueden quedar tan campantes (tranquilos) viviendo - día a día - de esa manera.

Juro que le doy vueltas al asunto, busco posibilidades de explicación aunque no tengan sentido alguno de acuerdo a mi forma de razonamiento y nada, no encuentro razones - y lo que es peor - tampoco atenuantes.

No es que yo sea el sumun de la perfección ó de la coherencia - quienes me conocen algo saben que soy la primera en descreer de lo perfecto y tampoco se trata de arrogancia. Soy tan falible como cualquiera, he cometido errores y caído en incoherencias varias... pero hoy hablo de incoherencias tan garrafales, tan nodales a esas personas que sólo se me ocurre darle paso a la ironía para intentar ponerles nombre.

Hay alguien dentro de los nuevos grupos en los que me muevo en mi nueva realidad que me resulta "un despropósito con patas." Así, lisa y llanamente.

Hombre de mediana edad, arrejuntado y con dos hijos. Pudo estudiar en buenos lugares, acceder a una buena educación, salir preparado para un mundo competitivo y tener un futuro interesante, al menos desde las posibilidades que todo ello podían abrirle delante de sus ojos. Y sin embargo, ha desaprovechado esas cosas.

Mientras trabajó en lo que supuestamente estaba preparado para hacer (para lo que había estudiado) genial; pero como puede sucederle a todo trabajador, un día pasó que le despidieron de un lugar (mucho antes de esta crisis mundial) y como no consiguió un puesto similar ó mejor, se dedicó a fagocitar al estado durante años (aquí dan un seguro de desempleo cuando quedás sin trabajo), a los familiares más cercanos (que terminaban aflojando y ayudando porque a los pequeños no les faltase un plato de comida), incluso terminó fagocitándose parte del futuro de sus hijos.

No entiendo que un tipo pueda dormir tranquilamente todas las noches cuando - por no bajar "el nivel" al que supuestamente pertenece - se gaste los fondos educativos futuros de sus hijos. No entiendo que le sea más importante mantener el status delante de sus "amigos" (dudo que tenga un amigo de verdad entre esa gente) que cubrir las necesidades básicas de los suyos con el sudor de su frente. No entiendo que sea tan egoísta como para no haber bajado nunca el nivel de gastos innecesarios que - se sabe - hace mensualmente, ni de su vicio (a veces se pone "alegre" con la bebida; nunca borracho, pero sí "alegre"... y pesadísimo) como así tampoco entiendo que se desentienda de sus hijos a la hora de criarlos ó cuidarlos (dicen que el amor es ciego... pero en este caso debe ser que ese amor es sordo, ciego, mudo y boludo, porque sino no lo entiendo).

No entiendo la verborragia, la desfachatez a la hora de hablar de lo que él tiene (poco y nada en realidad y muchas bolsas llenas de aire); esa fase parasitaria que todos le conocemos (siempre va a intentar obtener algún rédito de a costa de los demás: aún cuando de obtener un cigarrillo " de arriba" se trate), la falsa apertura mental que tiene para aceptar a gente "como nosotras" para después escudarse en absurdas excusas para evitar dejarse ver en lugares públicos con nosotras.

Me resulta entre gracioso e irónico que se preocupe en dejarse ver públicamente junto al grupo en el que nos movemos pero que nuestro dinero (cuando le hizo falta) no le colocase en un entredicho con sus conceptos éticos y morales. Y también me resulta incomprensible que no tenga empacho alguno en comprarle una Wii a uno de sus pequeños más la fiesta en un salón de cumpleaños para su honomástico en vez de hacer frente a las muchas deudas que tiene, reducir sus gastos innecesarios, tener dos dedos de frente, no seguir tirando su vida y la de los suyos por la borda y darles un buen ejemplo a seguir a sus hijos...

...Será que a mí mis viejos me enseñaron a no gastar 100 si ganaba 40; a que primero hay que afrontar siempre las obligaciones contraídas, después los gastos lógicos y necesarios para asegurarse la subsistencia, ahorrar (si se puede) y de vez en cuando, algún gusto.

De verdad que me gustaría aproximarme a algún intento de explicación que esa persona tuviere para tales tipos de conducta, pero dudo que podamos conversar jamás más allá de las básicas formas de educación. Estamos a años luz de concepción de lo que es ser persona, hombre, la hombría de bien, de lo que es la vida y las formas de vida posibles.

La verdad es que cuando veo "hombres" como él agradezco - sinceramente - ser lesbiana, porque a ese tipo de "hombres" la verdad es que es mejor perderlos que encontrarlos.

Lo único malo del tema es que estoy - indirectamente - obligada a tolerarlo más frecuentemente de lo que desearía y debido a algunos acontecimientos recientes, cuando no queda otra que encontrarlo, se me genera una reacción adversa en la boca del estómago - probablemente producto de tener que morderme la lengua para no decirle lo que se merecería que alguna vez alguien le dijera - y una suerte de alergia generalizada que seguramente tendrá raíces psicológicas... (jejeje... sorry, pero no pude evitar echar mano a la ironía).


E-migrad@



Nota:

Sí, acertaron, el dibujo es en honor a él...

5 comentarios:

Cornelivs dijo...

Comprendido perfectamente todo lo que dices en el post, amiga. Por desgracia, estos tipos abundan en todos los paises mucho más de lo que imaginamos.

Un abrazo...!

Graciela dijo...

que te pongas linda pronto tesoro!!!
Hombres necios...lo bonito del caso es que si la mamá hace algo, es llamada con todos los adjetivos posibles. Esa pelotudéz de parecer y no ser, es algo común, como es algo común que los tipos se olviden de los hijos.
A mis hijas qué les digo: tengan en cuenta que si traen un niño/a al mundo, ustedes deben hacerse cargo de lo que les corresponde y de lo que no también!!!...a mi edad todavía digo A VECES NO ENTIENDO.
Esta mañana escuchaba por la radio lo del presidente Lugo, que tiene 3 hijos (parece que hay más) mientras era obispo. Qué decían las minas en los comentarios telefónicos: la culpa es de las mujeres, sabían que el era sacerdote...ahora digo yo, lo terrible es que el señor no haya reconocido a sus hijos!!!
Seguimos siendo las mujeres las más machistas del planeta...si hubiera tenido hijos varones serían P---S jajajaja, siempre lo he sostenido.
Besos, que se te pase un poquito el enojo, tal vez no es enojo sino decepción!!!

E-migrad@ dijo...

Hola gente!

Claro Cornelivs, este tipo de personas no son propiedad exclusiva de ningún país en especial... andan diseminados por todo el mundo, lamentablemente.

Que tengas un buen jueves!. Ya se acerca el finde... ¿Te tocará sacar a pasear a Linda? ;)

Cariños, E-migrad@

E-migrad@ dijo...

Hola Grace!

No, no era enojo, es una mezcla entre pena y crítica hacia su persona. Lo que sí no entiendo es como nadie le dice nada, miran para otro lado, perdonándole la vida a su pareja (de quien se conmiseran) y dejándole seguir tan pollerudo como siempre... porque encima eso, le falta lo que hay que tener para hacer las cosas abiertamente. La cara siempre la pone su mujer y él, mutis por el foro... haciéndose el oso. Quizás eso sea lo más indignante.

Yo no tengo nada en contra de los hombres, pero de los hombres bien entendidos. En realidad me llevo muy bien con ellos. Comprendo sus códigos, compartimos ciertas cosas del humor, me llevo bien cuando trabajamos juntos... pero hay ciertas clases de hombre, como éste caballero, que me resultan un despropósito absoluto.

Yo creo que los hombres pueden y deben (de hecho muchos lo hacen) compartir las actividades de crianza y educación de los pequeños. No hacerlo forma parte de la tan enrraizada y errada concepción de lo que es la hombría.

Yo sé que - en parte - este caso está perfectamente descripto en el bien conocido refrán: "La culpa no la tiene el chancho (cerdo), sino el que le dá de comer".

Si por mí fuera se le cortaban todos los víveres inmediatamente después de decirle algunas cosillas (nada en mal plan, ni groseramente sino un par de verdades que le sería beneficioso escuchar) pero hay una idea no hablaba pero consensuada por la mayoría de no decirles nada "por su pareja"... para no mortificarle, pero flaco favor, entiendo, les hacen todos en este accionar.

Pero también hay que decir algo, a la hora de estas actitudes que yo entiendo como parte de cierta tendencia a la hipocresía muy extendida en la sociedad en general... soy muuuuuyyy políticamente incorrecta :P :D


Un beso para vos también, buen jueves.

E-migrad@

jessica pineda dijo...

Hola. llegue a esta pag. por la imagén, pero antes de copiarla me detuve a leer, decidi ponerte un comentario pero me di cuanta que tu publicacion es de mas de 3 años )posiblemente ya es noticia vieja) asi que solo te escribo para agradecerte la imáge. Besos

Publicar un comentario

 
Ir Arriba