jueves, 26 de marzo de 2009

Villa Carlos Paz

Villa Carlos Paz es una ciudad balnearea de la zona serrana de Argentina.

Está situada en la provincia de
Córdoba, a unos 35 kms de su capital - ciudad denominada también Córdoba - y a 800 kms - al Noroeste - de Buenos Aires.

Es una ciudad serrana que se recuesta sobre el
Lago San Roque. Una villa donde la gente es amable, alegre y donde todo tiene un ritmo diferente, especial... ya desde el acento de sus pobladores.

Anualmente es visitadas por miles de personas; en verano, es una de las plazas más buscadas para los que buscan alejarse de las playas y disfrutar de los deportes náuticos en el lago ó ríos cercanos, hacer deportes alternativos - dentro ó fuera del agua - y disfrutar, simplemente, disfrutar de un encuentro con la tranquilidad de sus parajes.

En otoño/invierno, el paisaje y sus cambios paulatinos hacen de la Villa y sus alrededores un lugar propicio para turismo rural, de aventura y cultural.

En esa ciudad pasé varios veranos seguidos, a partir de mi segundo año de vida. El viaje era largo, incluso se pernoctaba en un hotel de ruta, pero era por órden médica que íbamos allá: aspirar el aire puro, rodeada de pinos y eucaliptus era lo que los médicos aconsejaban para la gente con dificultades en el aparato respiratorio y más aún, si eran niñ@s. Así que hacia allí nos dírigíamos cada verano mis viejos, mis abuelos maternos y una servidora.

Las caminatas por las mañanas soleadas, acercarnos hasta el Lago para ver si habían tenido suerte los pescadores, juegos en la vereda con los otros chicos que veraneaban allí, almuerzos en familia, ir a los balnearios que frecuentábamos a diario, jugar en la arena y empanarme - a propósito - con ella para tener que volver a meterme al agua cuando decían que ya era hora de marchar ó hacer competencias con los aleatorios compañer@s de tarde para buscar la piedra con mica más linda de esa parte del río... eran algunas de las actividades más frecuentes.

Andar por los eucaliptales, respirar hondo y olfatear cuantas ramitas de pino me acercaran a las manos ("Huele ésto, .... , te va a hacer bien a los bronquios") eran otras de las cosas que pasaban bastante a menudo, pero no como pasear me gustaba y el olor del pino fresco no estaba mal, se aceptaba sin rechisto alguno.

La noche era sin lugar a dudas el sumun del día. Todos los que allí habitábamos nos dirigíamos hacia el centro de la ciudad a disfrutar de una cena más formal ó de una rica pizza, un café ó un helado (dependiendo el calor y la edad, claro) y de las dos cosas que más me gustaban: ir a las ferias con atracciones para niños ó ir al teatro. Recuerdo cómo se me dibujaba una sonrisa enorme cuando empezaba a reconocer el camino que nos llevaba hacia la feria donde tenían un trencito de patos sobre un circuito de agua que me tenía fascinada; también recuerdo que la primer obra teatral de la que tengo noción estaba protagonizada por una gran actriz, venerada en todo el Río de la Plata: China Zorrilla. La obra era "Las mariposas son libres". Allí descubrí el sabor de los chivitos asados que hacen en la zona y la verdad es que si alguna vez viajan a Argentina, no pueden irse sin recorrer la provincia de Córdoba, especialmente su capital, Villa Carlos Paz y la zona del Valle de Calamuchita (entrar en ese valle es como descubrir paisajes de Europa Central en plena Sudamérica) .

Ah! Una cosa... si pasás por la Villa, no te olvides de sacarte una foto en el enorme
Reloj Cu-cú de la ciudad.


E-migrad@

5 comentarios:

Graciela dijo...

VIVA CÓRDOBA...hace 4 años que no tengo vacaciones...como íbamos a Mina Clavero y Cura Brochero, era paso obligado pasar por la Villa, el CU CÚ.
Cómo extraño a mis amigos de allá, tán dulces, no contaminados...hasta tenía una casa en vista donde quiero pasar mis años de abuela jajaja.
Las ferias de todos lados del país, el teatro, los helados!!! gigantes...Córdoba en Otoño es una belleza...gracias por dedicarnos este precioso artículo, mis besos!!!

E-migrad@ dijo...

Hola Graciela!

Cómo estás? Gracias a vos por pasar a charlar un rato (aceptás un matecito, no?) :-)

Uuuuuhhhh Mina Clavero, Cura Brochero! Con la familia nos íbamos también de recorrida por esos lugares, cuando el día estaba más fresco o nublado y no estaba para ir a los ríos ó arroyos.

Villa Dolores, que está un poco más abajo de Mina y Cura Brochero también era una parada frecuente. Ahora que me los nombraste me acuerdo tambiçen de otros lugares que recorrí en esos años por Córdoba: Alta Gracia, Tanti, Cosquín (incluso tengo vagos recuerdos de haber pasado alguna noche allí para la época del Festival), La Falda, La Cumbre, Capilla del Monte. ¡Y claro, cómo no! Villa General Belgrano.

La verdad es que me acabo de dar cuenta que tengo que llevar a S. a que conozca Córdoba. Recordando tantos lugares y paisajes, va a ser uno de los lugares que en el futuro tenga que conocer de Argentina.

Unos cuantos besos, Señora!

Que tengas un muy lindo fin de semana.

E-migrad@

Salva dijo...

belle foto. La prima sopratutto, che sembra l'orologio che avevamo quando ero piccolo, appeso al muro, al cucú :)

Un abbraccio Argentina,

Salva :)

E-migrad@ dijo...

Viste qué lindo, Salva?

Lo hicieron ingenieros alemanes que se afincaron en la zona ¿todo el Valle de Calamuchita está poblado - entre otras colectividades - por alemanes y suizos.

Bacio

E-migrad@

P.D.: Cómo anda la familia? Y Cologne?

Salva dijo...

l'hanno fatto ingegnieri tedeschi? si?
Ecco perché mi é sembrato molto famigliare. Beh, menomale che non hanno fatto altro. Questo oggetto ci stá benissimo li. Ma altri architetture tedesche, non credo :)

Kiss,
Salva

Publicar un comentario

 
Ir Arriba