lunes, 23 de noviembre de 2009

De semanas y fines de semana agitados

Si hay algo que decir de este fin de semana es que fue un broche final a la altura de lo malos que resultaron ser los días anteriores. La guinda de la tarta (torta para los argentinos).

No bastaba el cabreo de Padre y Señor nuestro que tuve desde el lunes por la tarde, ni el "olvido" de ir a una cita médica que realmente era importante (consecuencia directa del tamaño cabreo que llevaba, lo tengo clarísimo).


El viernes por la mañana llamaron para avisar que había fallecido el padrino de Amore. Ella ya se había ido a trabajar. A su vuelta le conté y la contuve de la mejor manera posible. Yo ya estaba lista, ella se duchó, se preparó y salimos lo más rápido que pudimos para el velatorio. Como ya eran las 17 hs entramos a presentar nuestros respetos y les pedimos que nos disculparan pero que iríamos a la cafetería a comer algo rápido. Las dos estábamos sólo con el desayuno en el estómago. Nos quedamos hasta por la noche bien entrada allí y volvimos a casa.

Dadas las circunstancias y para que todos pudieran ir al velatorio un rato, el enano se quedó a pasar la noche y parte del sábado en casa. El día había empezado a las 07 am y terminó a las 02 am del día siguiente (no puedo ir a la cama antes de estar cansada física y mentalmente - ambas cosas a la vez - sino me desvelo por completo.) El sábado comenzó a las 07:30 am, hora en que se despertó el enano.

La rutina de hacerle lavar la cara, los dientes, que se higienice para prepararse para el día y luego prepararle el desayuno. Amore ya se había ido a trabajar y saldría una hora antes del trabajo para poder llegar al entierro. Luego del desayuno, buscar la tarea para resolverla. Imposible hacerlo, una vez más el enano había olvidado en el colegio algunas de las fichas de las diferentes materias que tiene. Entre ese grupo, la de la materia en que le habían dejado tarea.

Él se puso a jugar con Tango (no pararon en casi todo el día), luego a mirar la tele, más tarde a jugar con unos juegos y juguetes que le tenemos aquí. Mientras tanto estuve haciendo las tareas de la casa y luego me senté a prepararle las hojas de práctica de las 5 materias en las que tendría exámenes desde hoy a la mañana hasta el viernes inclusive. El padre me había pedido que se las preparase ya que no vendrá a estudiar aquí debido a la abultada agenda extra-escolar que tiene el chiquillo. Resumiendo, me zambullí en una nube de cuadernos de clase y libros, más alguna que otra ficha de ejercicios de las que le dan en la escuela; no faltó el temario de cada exámen. Paré sólo para prepararle su bocadillo de media mañana y la comida del mediodía. Luego seguí en el living terminando esas prácticas.

Hubo otro break a la hora de bañarlo. Ahora sí sabe bañarse aceptablemente bien solo. El enano sólo ecesita ayuda para lavarse la espalda y la cabeza. Ha crecido bastante desde la última vez que estuvo aquí en casa: tiene 8 años casi recién cumplidos y ya lleva talla 9-10 y le queda justa de cintura. Con tanto deporte el cuerpo se le ha torneado bastante y ha ganado un poco más de altura. Creo que su madre estaría contenta de verlo tan grande pero pondría el grito en el cielo por la vida desorganizada que lleva ahora y en las consecuencias escolares que ésto le acarrea.

Sobre la tardecita llegaron el padre y Amore del entierro, nos pusimos a charlar mientras seguía apurando las prácticas para los exámenes para que se las pudiesen llevar. Sobre las 19:30 hs se fueron de la casa con 4 de las 5 prácticas de exámenes listas, el nene bañado y listo para llegar a casa de su abuela para cenar y luego ir a la cama.

La verdad es que quedé agotada físicamente con el palazo de7 horas para prepararle las prácticas de exámenes. Sé que es muy probable que el padre no le haga hacer todas las prácticas... primero porque el enano le dá vuelta como quiere, segundo porque el chico va a llegar tarde, cansado y sin ganas por las nochecitas a la casa y no creo que esté de humor para hacer nada que no sea jugar y tercero, porque para no escucharle los berrinches al enano, el padre termina cediendo y ocupándose de lo que realmente ocupa su mente ahora mismo. Pero el enano tiene que practicar "algo" para las pruebas y uno nunca sabe si estará de buen talante con el padre ó con los abuelos para hacer lo que se le dice sin que ellos tengan que repetirle las cosas veinte veces... Así que por si cuela, las prácticas ahí quedan. Lo demás depende del padre.

El sábado terminó muy tarde, ya empezado el domingo y éste último fue un día super-tranqui (Por fin!!). Filosofamos mucho sobre la caída de las hojas, nos levantamos tarde e hicimos lo poco que nos vino en gana, así sin apuros ni obligaciones algunas.

Veremos como se perfila esta semana... seguramente será mejor que la anterior. (Espero!).


Nos estamos leyendo, buena semana para tod@s!


E-migrad@

3 comentarios:

MARIETA dijo...

Como decimos en Galicia "malo será".
Seguro que su padre le obliga a mirar algo de lo que le has preparado.... Saludiños.

lola dijo...

A ver si tengo más suerte, el otro día intenté dejar comentario y no pude. Ando también un poco líada, me salieron unos pedidos de unas amigas de mi hija y estoy en ello. Desde que termine miro lo de Uds. No se si te había comentado que mi madre se cayó, no fue nada grave, sólo se hizo daño en un brazo y hubo que estar curándola, eso también me ha traído un poco de cabeza.
Saludos a Amore.

Myr dijo...

Sentido pésame y espero que las cosas mejores.

Un abrazo a ambas

Publicar un comentario

 
Ir Arriba