lunes, 31 de agosto de 2009

Desatadas

Así estuvimos - Amore y una servidora - estos días a causa de la llegada de unos muebles que compramos hace poco y que nos llevaron a la genial posibilidad de cuasi-terminar de armar nuestra alcoba tal y como la imaginamos cuando llegué a estas tierras.

Es bien sabido que la llegada de muebles nuevos a una casa que está en constante evolución implica - también - la salida de muebles y otros enceres de la misma, ya sea integrándose a las filas de los objetos a eliminar (Aleluya!) ó llevando a la creación "oficial" de los espacios que a cada cosa le corresponde. Lo que no siempre recordamos cuando hablamos de estos temas es la descarga de adrenalina que se libera por el organismo a fin de cumplimentar con tener todo listo para las fechas previstas a tales acontecimientos.

En nuestro caso se han recreado 3 nuevos espacios: la alcoba remozada, el estudio/biblioteca y un pequeño gimnasio. Estamos felices por ello pero también cansadísimas, no hemos parado ninguna tarde de la semana pasada y ayer vinieron Ojos Lindos y N. - unos amigos nuestros - a ayudarnos con el monto de fuerza que nos hacía falta para mover algunas cosas así como también para hacer las instalaciones de electricidad y teléfono en el estudio. Gracias a ellos los ordenadores están allí desde anoche.

La verdad es que las dos parejas nos llevamos bien y nos complementamos... ellos aportan la óptica masculina a algunas cuestiones - amén de la fuerza en casos como éstos, claro - y nosotras les aportamos la óptica femenina cuando la necesitan así como también el auxilio en cuestiones informáticas y/ó en mantener sus estómagos contentos al probar algunos platos "a la argentina" que tanto les gustan, por nombrar algunos ejemplos.

Lo cierto es que la mañana empezó temprano, sobre las 8 am; los chicos llegaron sobre las 10 y el día transcurrió entre arreglos del hogar hasta las 23 pm de ayer, hora en que se fueron cansados, contentos - con la promesa de vernos el finde que viene para tomar algo juntos - y con la pizza "argentina" que había sobrado del mediodía.

Ahora mismo quedan - todavía - algunas cosas por repasar y también alguna caja embalada, pero todo se hará con calma. Nuestras prioridades - hoy - son llevar a Tango al veterinario en unas horas y descansar un poco del trajín de ayer.

Me gusta como va quedando la casa; la cosa avanza, sin prisa pero sin pausa. Cada vez se parece más a lo que fuimos imaginando en esas tardes de charlas largas y bocetos en cuanto papel cayera en nuestras manos. Cuando vayamos a Buenos Aires - aprovechando la mudanza que tendré que hacer para tener conmigo las cosas que me quedan allí - buscaremos algunos adornos y cosas que le den ese touch argento que nos gusta a ambas.



Mañana, con algo más de tiempo, les cuento un par de cosas y mando los pps de Buenos Aires.


Cariños, E-migrad@

2 comentarios:

Graciela dijo...

cómo no estar contentos si le cocinan jajaja
Necesito unos chicos para podar mis árboles que están gigantes y cobran un ovario y la mitad del otro!!!
Escucha tesoro: cuando lleguen no sé si encontrarán primavera, verano, otoño o invierno, es decir estación desconocida.
La temperatura estuvo alrededor de 40 grados en pleno invierno, un desastre por mi provincia con los incendios provocados...a la espera de una lluvia intensa inmediatamente por favor.
Qué bueno cuando armas la casa, despacito pero ir colocando como una desea...besitos y cuida mucho tu salud

E-migrad@ dijo...

Hola Grace!

Llegamos el Día de la Madre x la mañanita. Lo esperable para esa época es que ya esté templadito el clima, para algo será primavera bien entrada.

Lamento leer lo de los incendios. ¿Qué zona se quemó?.

La verdad es que sí, es super lindo ir armando la casa poco a poco; en este caso también sirve para ir sintiéndola más "mi hogar"; ir creando un sentimiento de pertenencia y arraigo, vió?.

Besos para Ud. y créame que cuídome todo lo mejor que se puede.

Buena semana, E-migrad@

Publicar un comentario

 
Ir Arriba